CURSE OF CHUCKY – Seré tu amigo hasta el final…

En 1988 nos llegaba la historia de un asesino, que en sus últimos instantes de vida transfería su alma a la de un muñeco de moda que acababa en manos de una madre soltera y su hijo. Así nacería la leyenda de Chucky, uno de los psychokillers inscritos en la historia del cine de terror. Tras dos secuelas que continuaban las andanzas del “Good Guy” (con menor acierto en la 3ª, eso si) y tras una pausa de 7 años que separa “Child’s Play 3” de “La Novia de Chucky”, el muñeco volvía, cambiando esta vez de género y tomando un aire gamberro y paródico. La feliz pareja de goma tendría un churumbel de sexualidad confusa en la horrible “La Semilla de Chucky”, con la que Don Mancini clavaba el último clavo en el ataúd de su criatura.

chucky1

 Pero ya se sabe que en el terror, las criaturas duran poco en sus tumbas. Han pasado 9 años, tiempo suficiente en la industria para un nuevo intento. El propio Mancini (guionista de toda la saga) se pone tras las cámaras en esta ocasión, y devuelve a Chucky a sus orígenes, dejándose de parodias y comedia negra, volviendo al terror, y además manteniendo un toque ochentero de ese terror y sabiendo que no se puede tomar muy en serio la propuesta.

En “La Maldición de Chucky” veremos la historia de Nica, una chica en silla de ruedas que vive sola con su madre en un caserón la mar de siniestro. Los problemas empezarán para ella cuando reciba un paquete con un inocente muñeco en su interior… esa misma noche su madre aparecerá muerta, y la familia de Nica llegará para ayudarla con el funeral…
Esta viene a ser la sinopsis de la película, aunque por suerte se guarda alguna sorpresa en la manga y que no desvelaré.

Curse-of-Chucky

Esta imagen no está en la peli, pero mola. 

La película empieza muy ágil, sin demorarse en la presentación de la situación de los protagonistas, luego, una vez presentados y con el muñeco ya en manos de una niña, el guión echa el freno y se ralentiza con escenas de supuesta tensión, jugando al gato y al ratón con Chucky. Al final se acelera un poco el tema, cosa que se agradece y en cuanto te das cuenta acaba la película, dejando eso si lo mejor para el final en forma de dos epílogos que gustarán a los fans del muñeco. El bodycount no es muy numeroso, nunca ha sido una cuestión importante para las películas de Chucky, pero los asesinatos en si son algo insatisfactorios, cada uno es distinto pero no acaban de estar bien explotados.

Resulta curioso que Mancini sea el responsable de la mitología que rodea a Chucky, pues esta cambia en cada película, y aquí lo hace a lo bestia. La transmisión del alma, que a fin de cuentas es el objetivo final Chucky tiene unas normas poco firmes, aquí nos olvidamos de que el muñeco se vuelve humano y de que sangra, nos olvidamos de Andy y del corazon de Dámbala. Aqui Chucky hace lo que le sale de la polla de goma vaya.
Pero en fin… siempre hay que ser algo permisivo con el vudú de las películas de muñecos con vida… tampoco hay que ser muy tiquismiquis.

Curse Of Chucky

Hola soy Chucky, y me está dando el foco en toda la cara. 

Lo que si no perdono a la película es el aire a serie B mal hecha, me explico; los actores, todos ellos, están bastante mediocres en sus papeles, (¿quién escogió al actor que hace de cura? Parece un secundario de “Machete”) tampoco ayuda el guión telenovelesco (la trama secundaria con el triángulo amoroso con la babysitter es bastante bochornosa) y el diseño de producción recuerda que estamos ante un producto destinado al mercado doméstico. La casa en la que sucede toda la acción es artificiosamente lúgubre y no deja de llamar la atención que durante la larga noche en la que acontecen los hechos, los relámpagos por minuto marquen un reccord guiness. El niño que contaba los segundos entre rayo y relámpago en Poltergeist, aquí se cagaría vivo y se volvería epiléptico.

El aspecto de la estrella de la función, Chucky, ha sido objeto de debate de los fans de la saga, mostrando un aspecto distinto al Chucky clásico. Si bien es cierto que en algunas escenas se aprecia un alarmante síndrome de cara-bollo o cantan los efectos CGI, la verdad es que en este aspecto yo tampoco clamo al cielo, ya que además la película juega en parte con este asunto.

 CarasChucky

Las mil caras del Mal

LO MEJOR: Ver a Chucky volver a sus orígenes. Los dos epílogos  (no os saltéis los créditos!).

LO PEOR: Aunque la película tiene el mérito de volver al terror, no ha contado con los medios suficientes. Mancini no es un director muy experimentado y se nota. El rostro de Chucky en algunos momentos.

05

Mediocre

Anuncios

Categorías:Críticas Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s